lunes, 6 de septiembre de 2010

El cuervo y sus hijos

C

omo seres humanos que somos, nos toca desempeñar cualquier cantidad de roles. Pensando en que en este momento usted puede ser hijo, padre o madre, ¿cómo desempeña ese rol tan importante? Estoy seguro que la siguiente historia de León Tolstoi le ayudará a reflexionar sobre ello:

 

León Tolstoi (1828-1910)

 

U

n Cuervo y una Cuerva hicieron su nido en una isla y cuando el Cuervo quedó viudo, quiso transportar el producto de su matrimonio a tierra firme. Primero tomó a uno de sus hijos, y con él atravesaba el mar, pero llegado a la mitad del camino, sintiose fatigado, acortó su vuelo y pensó:

 

"Ahora que soy fuerte y él es débil, puedo llevarle; pero cuando la vejez me debilite, ¿se acordará de mis cuidados y me llevará de un lugar a otro?" Entonces preguntó a su hijo: - Cuando seas fuerte y yo débil, ¿me llevarás asÌ? Responde con franqueza.

 

El pequeño, con el temor de lo dejase caer al mar, le contestó:

-¡Si te llevaré! Pero el Cuervo no le creyó a su hijo y abrió las garras. Como una piedra, el hijo cayó en el agua y se ahogó.

 

El Cuervo volvió a la isla, tomó a otro pequeño y comenzó a volar, por segunda vez, sobre el mar. De nuevo, fatigado, preguntó a su hijo: -¿Cuando sea viejo, me llevarás de un sitio a otro a otro sitio, como hoy lo hago contigo? Con el mismo temor de su hermano, el cuervo hijo respondió: -Sí, estoy seguro que lo haré. El padre tampoco le creyó y le soltó.

 

Cuando regresó a la isla, en el nido sólo había un pequeño. Tomó a su último hijo y dirigió su vuelo nuevamente hacia el mar. Otra vez fatigado, preguntó al último pequeño:

 

-¿Me mantendrás en mi vejez y me transportarás así cuando esté débil?

 

Y el joven cuervo respondió:

 

-¡No!

 

-¿Por qué? - azorado le preguntó su padre.

 

- Cuando seas viejo, yo seré fuerte, tendré un nido mío y acaso mis hijos, a los que habré de transportar como tu lo haces conmigo. Entonces pensó el Cuervo: "Ha dicho la verdad. En recompensa quiero llevarlo hasta la orilla."

 

Y así lo hizo, dejando en tierra firme al joven pájaro.

 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada